Parque

El proyecto de restructuración ha querido recalcar el carácter de la “aldea-convento” original, respetando el cuerpo arquitectónico principal y dando vida a una estructura hotelera perfectamente en sintonía con el ambiente que la rodea, sumergida en un vasto parque con árboles centenarios y un magnífico olivar.

La amplia explanada en la parte sur, que cuenta con inestimables obras de arte como “La Fontana della Pace” de E, Abbozzo y “La Colonna del Viaggiatore” de A. Pomodoro, sirve para organizar buffets al aire libre y para transcurrir jornadas de relax.